Saltar al contenido
Remedios para la alergia

Alergia a los ácaros síntomas y tratamiento: Ácaros del polvo

Alergia a los ácaros síntomas y tratamiento

La alergia a los ácaros es un padecimiento realmente incómodo que puede afectar a cualquiera. Como muchos saben, los ácaros son aquellos insectos de poco tamaño que pueden vivir en el polvo, por lo que es muy común que se encuentren presentes en cualquier hogar. Estos ácaros no nos pican, pero existen algunas personas que presentan reacciones alérgicas ante estos.

En el siguiente artículo hablaremos sobre la alergia a los ácaros, mencionaremos cuáles son sus síntomas y el tratamiento más adecuado para aliviar la alergia. Por lo tanto, te invitamos a continuar leyendo el contenido que hemos preparado para ti, de esta manera, conocerás todos los detalles sobre la alergia a los ácaros.

¿De qué se trata la alergia a los ácaros?

Se trata de una reacción alérgica ocasionada por los desechos de los ácaros del polvo. Muchas personas pueden ser alérgicas a estos insectos, los cuales son una clase de parientes de insectos como las garrapatas y arañas, sin embargo, los ácaros son de muy poco tamaño, así que es muy difícil detectarlos y matarlos.

Los ácaros que viven en el polvo suelen alimentarse de aquellas células de la piel que desprendemos, además acostumbran vivir dentro de la calidez y la humedad.

Es muy usual que los ácaros se alimenten también de ropa vieja, muebles, alfombras y almohadas, es decir, en cualquier lugar donde se puedan acumular los restos de polvo.

Por esta razón, es muy importante que mantengamos una apropiada limpieza de nuestro hogar, de esta manera, seremos más precavidos y logremos evitar que la cantidad de ácaros en nuestro hogar aumente, especialmente debemos preocuparnos de esto si existen miembros de nuestra familia que presente signos de alergia ante los ácaros.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia a los ácaros?

Es trascendental que conozcas cuáles son los principales síntomas que presenta una persona que es alérgica a los ácaros, de esta manera detectarás la enfermedad a tiempo para dirigirte inmediatamente a un médico que te ayude con los tratamientos necesarios.

Estornudos

Las alergias no son muy peligrosas, simplemente son realmente molestas e incómodas. Es usual que se presenten una serie de estornudos y moqueo, lo que también podría generar muchas molestias para respirar y evitar el desempeño de tus actividades habituales.

También se pueden poner tus ojos rojos, picazón en el rostro, en la nariz, congestión nasal y molestias en la garganta y el paladar.

Tos

Es normal que la alergia también te produzca tos, por lo que también podría haber molestias en los pulmones, dolor e inflamación del rostro.

En ocasiones, la alergia a los ácaros puede causar asma, por esta razón habrá mucha dificultad para respirar, sentirás molestias en el pecho, no podrás dormir bien, lo que puede generar muchas complicaciones en tu salud.

Recordemos que el nivel de complejidad de la alergia dependerá de cada persona, así que, puede haber una alergia muy leve o una alergia muy grave. Por esta razón, hay que estar muy al tanto de cada uno de los síntomas, para así evitar complicaciones.

¿En qué momento se debe acudir a un médico?

En realidad, los síntomas más leves de la alergia son muy similares al resfriado, por lo que puede ser muy complicado saber si se trata de una gripe o una reacción alérgica a los ácaros.

Si los síntomas continúan luego de una semana, seguramente se trata de una alergia. Sin embargo, debes tener en cuenta que si todos los síntomas son demasiado fuertes, debes dirigirte inmediatamente a un médico, sobre todo si se presentan sonidos cuando respiras, ya que puede tratarse de un asma y este suele empeorar con el paso del tiempo.

¿Cuál es el tratamiento para la alergia a los ácaros?

Lo primero que debes hacer para tratar tu alergia a los ácaros es evitarlos completamente. Para lograr esto, simplemente debes realizar una limpieza profunda de tu hogar, asegurándote que se encuentre totalmente libre de polvo, de esta manera no te expondrás a este. Sin embargo, es posible que aun queden ácaros en el ambiente, dado que son muy pequeños, así que necesitarás tratamientos para controlar tu alergia.

Antialérgicos

Los antialérgicos son los medicamentos principales que son recetados durante las alergias, así que es muy probable que tu doctor te indique que tomes algunos de los siguientes:

  • Antihistamínicos, los cuales ayudan a disminuir considerablemente la elaboración de una sustancia dentro de nuestro sistema inmunitario, la cual suele aparecer cuando nos encontramos en un episodio alérgico. Así que, este medicamento será capaz de mejorar nuestra condición, reduciendo los estornudos, la picazón, y el moqueo.
  • Corticoesteroides, los cuales se presentan por medio de un aerosol para tu nariz. Estos medicamentos pueden ser capaces de disminuir la inflamación y congestión nasal.
  • Los descongestionantes ayudan también a desinflamar los tejidos dentro de nuestras fosas nasales, de esta manera podremos volver a respirar con normalidad.
  • Los modificadores de leucotrienos, no son muy usuales, sin embargo, son bastante efectivos. Estos se encargan de neutralizar el daño que causan ciertas sustancias químicas que se encuentran en nuestro sistema inmunitario.

Otros tipos de terapias para aliviar la alergia a los ácaros

Existen también otros procedimientos que pueden ayudarte a aliviar la alergia a los ácaros, así que te presentaremos las siguientes:

  • Inmunoterapia: Se trata de un procedimiento donde tu sistema inmunitario se acostumbra a un alérgeno hasta que este no le cause ningún daño. Es posible realizar este procedimiento por medio de varias vacunas con el alérgeno en pocas proporciones, por lo tanto, estas vacunas serán capaces de volverte totalmente inmune a los ácaros.
  • La irrigación nasal: Es otro tratamiento para las alergias, esta se realiza con la utilización de un rinocornio, la cual se encarga de extraer toda la mucosidad, para luego ejecutar un lavado con una solución salina.
    Este lavado también se puede realizar con agua libre de cualquier contaminante, así que es mejor que te asegures de que sea agua filtrada y previamente hervida. Además, es importante que tengas en cuenta que el dispositivo de irrigación debe encontrarse muy limpio.